Artículos e Informaciones

Malas Suposiciones o Mala Suerte: ¿Por qué los Mapas de Riesgo Sísmico Necesitan Pruebas Objetivas?

Artículo publicado en Seismological Research Letters en la edición Septiembre/Octubre 2011 por Seth Stein, Robert Geller y Mian Liu. Traducido al español con la ayuda de  Google Translator con adaptaciones nuestras.

Para lectura documento original Click Aquí 

INTRODUCCIÓN

El día primero de este año 2017 publicamos en nuestra Web un resumen de los principales temblores sentidos en nuestra isla durante el 2016 y seguramente el lector se preguntará si pudieramos pronosticar donde ocurriran los siguientes temblores fuertes y mas aún, ojalá pudieramos indicar la fecha y el lugar al menos aproximado del próximo terremoto. Por desgracia, pronosticar los terremotos sigue siendo un gran reto para los geólogos y sismólogos. Sin embargo, se realizan estudios probabilísticos, basados en eventos sísmicos del pasado, complilando además fuentes sísmicas o fallas activas presumiblemente probadas que pudieran generar terremotos. El más reciente mapa de Peligrosidad o Riesgo Sísmico de nuestra isla de La Española fue realizado por Frankel y otros en el 2011 y se adjunta en este trabajo: Click Aquí 

El Mapa de Riesgo Sísmico de Frankel nos indica las probabilidades de que ocurra un evento sísmico en una región determinada (en colores) con una Aceleración determinada (G= 9.8 m/s2). Para hacer un ejercicio, el mapa nos indica que existe un 10% de probabilidad de que ocurra un terremoto con una aceleracion de 0.6 G, antes de 50 años a partir del 2011 en los alrededores de San Francisco de Macorís o lo que es igual, a la seguridad (100%) de que ocurra ese terremoto en 500 años. A ojo de buen cubero, una aceleración del suelo de 0.6 G equivale a un terremoto de entre 6.8 y 7.5 en la escala de Richter.

La siguiente lectura, nos pone a reflexionar sobre la necesidad de ser un poco más objetivos a la hora de confiar en estos Mapas de Riesgo Sísmico:

Para leer el artículo traducido al español, hacer Click Aquí