Artículo

3,775 eventos sísmicos registrados por el Loyola en 2020: Año récord desde nuestros inicios (2013)

Javier Rodríguez
16 de Jan, 2021
Eventos registrados por el OSPL en 2020

El año 2020 cerró con 3,775 eventos sísmicos registrados por nuestro Observatorio Sismológico del Politécnico Loyola. Año récord con referencia a los 8 años del Loyola en monitoreo continuo de nuestra isla de La Española*. El 2020 marcó un incremento de un 86 % con relación al 2019 (2,026) debido básicamente a la secuencia de réplicas del terremoto del sur de Puerto Rico (Guánica) a principios de Enero, así mismo, gran actividad sísmica en la Sierra de Bahoruco desde el temblor de 4.7 del 30 de noviembre.

 Los porcentajes por categoría de profundidad permanecen casi constantes: 90% (3,387) ocurrieron entre 0 y 33 km.  4% (135) entre 34 y 70 km. 6% (224) entre 71 y 150 km. y menos de 1% (29) más profundos que 150 km.

 Hubo un total de 141 temblores con magnitudes 4.0  y superior, de los cuales sólo 15 ocurrieron en territorio dominicano, el resto se distribuye entre Puerto Rico, Cuba y Haiti. Solo 1 excedió la magnitud de 6.0 (Oeste de Cuba)

 Se muestran dos imagenes comparativas de la sismicidad del 2019 vs sismicidad 2020 por profundidades: 0 - 70 km y 71 - > 150 km . Nótese como para eventos de 0 a 33 km de profundidad en el 2020 se replica la sismicidad en las mismas zonas geográficas que en el 2019, sólo que en 2020 la población de sismos es mucho mayor en la Sierra de Bahoruco, así como tambien en el sur de Puerto Rico por las razones que explicamos al final del primer párrafo de este reporte. Para el resto de la sismicidad a mayor profundidad practicamente el patrón se mantiene en ambos años.

Por región tectónica, en el 2020 destaca lo siguiente:

-Sierra de Neyba: Esta sismicidad es frecuente en la Sierra de Neyba y se muestra enmarcada en esta imagen. Se relaciona con la Falla Sierra de Neyba-Chaine des Mattheaux y un posible sistema de fallas ciegas pertenecientes a la misma falla, la cual es de tipo inverso con vergencia al NNE.

-Sierra de Bahoruco: Por igual, sismicidad muy frecuente debajo de la Sierra de Bahoruco asociada al empuje de la Dorsal de Beata sobre el centro de nuestra isla y que marca su límite septentrional con la Falla de Bahoruco. En esta zona de falla se registraron varios temblores que sobrepasaron los 4.0 grados en magnitud.  Ver imagen

 - Norte de Bani-Ocoa y Azua: Sismicidad poco profunda (enmarcada en la imagen adjunta) probablemente atribuida al cabalgamiento del Sistema de Fallas San Juan-Los Pozos sobre el valle de Azua. Esta falla entendemos es la proyección del Cinturón deformado de Los Muertos dentro de la isla que se extiende al Noroeste de Haití bordeando la Cordillera Central y el Massif du Nord con el valle de San Juan y su equivalente en el lado haitiano. Ver imagen.

- Cordillera Septentrional: Esta sismicidad es asociada con la subducción de la placa Norteamericana por debajo de la Caribeña e interceptada por la Falla Septentrional que se encuentra aprisionada por la compresión de esta subducción y el empuje de la Dorsal de Beata. La sismicidad de esta zona de deformación representa la más preocupante para la región norte de la isla.

Además, se puede observar alguna sismicidad asociada posiblemente a la Falla Rio Grande y al igual que la Sierra de Bahoruco y la Sierra de Neyba, sismicidad dispersa perteneciente a un sistema de fallas secundarias ciegas debajo de la Cordillera.

De igual forma, es notable la alta sismicidad sobre el límite de placa Caribe-Norteamericana y asociada a la convergencia entre estas. En la imagen se muestra  esta sismicidad enmarcada en blanco.

 

 -  Sur de Guánica y Guayanilla, Puerto Rico: Esta secuencia se inició a partir del 25 de diciembre 2019 y al 31 de diciembre de 2020 se han registrado más de 1,300 temblores como consecuencia del evento principal, lo cual representa un 35% del total de eventos que se registraron durante  el año 2020. El temblor principal tuvo lugar el 7 de Enero de 2020 a las 4:24 de la madrugada y alcanzó 6.5 grados según nuestro observatorio sismológico (6.4 USGS). Durante los meses posteriores se registraron decenas de réplicas por encima de 4.0 grados que estuvieron sacudiendo esta región.

De acuerdo a nuestras conclusiones, esta sismicidad es originada por la rotura de la Falla Punta Montalva, una falla de segunda categoría que fue el detonante del sistema de fallas del Cinturón deformado de Los Muertos en esa región.  Ver imagen.

Cañón de la Mona: La actividad sísmica de esta zona ha disminuido considerablemente desde que el 25 de diciembre de 2019 iniciara la secuencia repentina de temblores al sur de Guánica y Guayanilla en el mar Caribe al Sur de Puerto Rico. La sismicidad de este cañón se interpreta como resultado de la rotura del sistema de fallas que conforma el margen oriental del Cañón de La Mona, estructura geológica tipo "Rift" o falla de extensión que separa nuestra isla de la de Puerto Rico. Ver Figura N° 5.

- Noroeste del Canal de la Mona (Mona Block): Esta sismicidad es atribuida a la intersección del extremo austral de la Falla Septentrional con el margen occidental del Cañón de La Mona. Los sismos aquí registrados van desde los 2.0 grados y los de mayores magnitud llegaron alcanzar los 4.8 grados. Ver imagen.

 

Nuevas estaciones:

En la convocatoria de proyectos de investigación 2019 del Ministerio de Educación Superior Ciencia y Tecnología (MESCYT) a través de su programa FONDOCYT nos fue aprobado el proyecto “Caracterización de las estructuras geológicas sísmicamente activas del Noroeste de la República Dominicana”. Las limitaciones y demoras que supuso el Covid-19 durante todo este año, pospuso el inicio de este proyecto hasta Junio 2020, sin embargo ya han sido adquiridos los 8 nuevos sismógrafos de período corto que estarán monitoreando la región Noroeste de nuestro país.

De los 8 sismógrafos adquiridos, 2 han sido instalados en nuestras estaciones sísmicas de Dajabón y Nagua, reemplazando así los acelerógrafos que allí se encontraban. Esto con vistas a mejorar la calidad de los registros sísmicos de la zona y tener una mayor precisión en el monitoreo de la pequeña sismicidad.

Además, se han instalado 4 nuevas estaciones sísmicas cercanas a la Falla Septentrional, específicamente en los alrededores de las comunidades de Piloto, Ranchadero, Monte Cristi y Samaná. Estas ubicaciones representan lugares estratégicos para triangular toda la sismicidad de baja intensidad de la región Norte y realizar mecanismos focales que permitan monitorear el comportamiento de esta importante zona de fallas.

Los 2 sismógrafos restantes se pretenden instalar próximos a Sosúa, Puerto Plata y Hato Mayor con lo que se garantiza la cobertura de toda la Falla Septentrional, desde su extremo más occidental hasta la parte más oriental en los alrededores de la Bahía de Samaná.

 

 * El hecho de que el Loyola haya registrado un récord de 3,775 eventos sísmicos no implica que la actividad sismica en nuestra isla y alrededores se haya incrementado. Muchos de estos aumentos son debidos a réplicas de temblores fuertes asi como tambien al incremento de estaciones sísmicas instaladas o en red con el Loyola.